3 de octubre de 2014

El diluvio y el arca

Autor: Benito Estrella Pavo 
El agua se extendía y cercía sin medida sobre la tierra, 
y el arca flotaba sobre el agua.  
(Génesis, 7, 18) 
Hoy vivimos en una sociedad sobreinformada (Marc Augé). Una sociedad en la que el problema no es la escasez de información, sino la sobreabundancia. La información ya no se guarda en bibliotecas custodiadas con celo sagrado por guardianes de una tradición que se considera sólo accesible a unos pocos, como nos cuenta Umberco Eco en su novela El nombre de la rosa, sino que se multiplica y distribuye de forma exponencial a través de los nuevos medios técnicos, como el smartphone, que la pone además permanentemente al alcance de la mano. 
Es tanta la información que se produce a diario, que estamos paradójicamente desinformados, pues no hay tiempo ni manera de metabolizarla, de convertirla en conocimiento sobre el mundo en que vivimos. Hay, consecuentemente, un problema de saturación. Del mismo modo que una planta se seca por falta de agua, también se seca o se pudre por exceso de ella. Y no crece, ni se desarrolla, ni produce fruto alguno. 
Puedes ver el artículo completo pulsando aquí

0 comentarios: