1 de diciembre de 2014

Retórica, buenos deseos y realidad: educación en Latinoamérica

Autor: Pedro Navareño Pinadero

Pocas facetas de la vida del ser humano
tienen tanta influencia en la felicidad de las personas como la educación que reciben desde la más tierna infancia. Vivir en una familia que potencia lo mejor del ser humano, en medio de un cálido convivir, dentro de un ambiente de respeto y de buenos modales, que tiene su continuidad en una escuela verdaderamente formadora, es el mejor caldo de cultivo para lograr una sociedad justa y pacífica. Pues los grandes valores de la vida se aprenden cuando se viven, la fuerza del ejemplo, practicando lo que pretendemos enseñar, tiene más fuerza que ningún otro método de enseñanza.



Para ver el artículo completo pulsa aquí.

0 comentarios: