3 de enero de 2015

Sobre la muerte de Dios

Image courtesy of FreeDigitalPhotos.net
Autor: Benito Estrella Pavo
Hay científicos a quienes su dedicación a la ciencia no le impide ser creyentes. Otros, no solamente no lo son, sino que hacen de su ateísmo una especie de cruzada, en nombre de la ciencia, contra la religión. Stephen Hawking es -si bien con más matices de los que dejan entrever los titulares de prensa- uno de estos últimos. En su famoso libro Historia del tiempo -de gran éxito de ventas, como todo cuanto ha publicado- decía confiar en que encontraría un teoría que unificara la explicación científica de toda la creación y diera respuestas a las preguntas que el hombre se viene haciendo sobre este asunto desde la teología, la filosofía o el simple sentido común. Luego, según publicó la prensa hace ya casi una década, llegó a afirmar que renunciaba a este proyecto, admitiendo que nunca se encontraría una explicación científica del Universo. En su último libro traducido y publicado en España, con Leonard Mlodinow, de coautor -El gran diseño- Hawking vuelve a su empeño de hallar una fórmula que demuestre -científicamente- la no existencia de Dios. GUT -Gran Teoría Unificada- en vez de GOD, como dice Hans Küng. En las primeras páginas de este libro se hace ya una afirmación contundente, dogmática y temeraria en relación con las preguntas que muchos nos hacemos sobre la creación: “Tradicionalmente -se dice-, ésas han sido cuestiones para la filosofía, pero la filosofía ha muerto”.

0 comentarios: