10 de septiembre de 2014

Tablas de logaritmos

 
 Autor: Justo Cabezas

En los años cincuenta del pasado siglo, los estudiantes de bachillerato elemental que optaban por las ciencias al pasar al bachillerato superior, abandonaban el pesado diccionario de latín Spes, que les acompañó durante tres años, y se cargaban con otro libro, a veces más pesado: las tablas de logaritmos.  

  Un par de décadas después, las calculadoras asestaron un golpe de muerte a estas tablas, aliviando así el peso físico en la cartera del estudiante y la pesadez del cálculo con ellas en su mente.
Los alumnos, sobre todo en la universidad, se adscribían a una tabla determinada, como se podían adscribir a una hinchada de un equipo de fútbol. Y decimos en la universidad porque allí ya no se podía hablar de seis decimales.
Puedes leer el artículo completo pulsando aquí.

0 comentarios: